martes, 17 de diciembre de 2013

Reflexión sobre la falta de energía y las mentiras del régimen

En Nueva York, todas las mañanas, 9 millones de personas se despiertan y tienen a su disposición el desayuno, el transporte, la energía y demás cosas necesarias para poder empezar el día y seguirlo. Esas 9 millones de personas tienen, además, confort de sobra. Tienen a disposición servicios que funcionan en caso de emergencia (9/11 por ejemplo).

Cada uno de los 9 millones por si solos no fabrican cada una de las cosas que utilizan. Sin embargo, tienen todo a su disposición. No es una cuestión de razas, ya que New York es una de las ciudades más cosmopolitas del mundo, llena de personas provenientes de países tercermundistas, sin embargo contribuyen de la misma manera que el americano con raíces más antiguas.

Esto demuestra que el progreso no genera deficiencias, el mercado libre genera un orden espontáneo que satisface las necesidades más urgentes, y no solo eso, además ofrece, de yapa, el máximo confort.

Por lo tanto, que no haya energía porque a todos nos fue super bien y estamos en la panacea del consumismo, es una mentira. No hay energía porque el dinero de quienes producen se expolió para llevar adelante la "redistribución de la riqueza" desde un poder centralizado que sólo obtiene riquezas a la fuerza, pero jamás las genera.

Entonces, quienes producen no pudieron usar ese dinero para reinvertirlo y generar el confort que sólo el hombre libre puede generar, se lo usó para regalar splits, ahora se lo usa para avisar que se vienen los cortes de luz. Como dijo Pagni, "la refrigeración ya no es un derecho humano".

40 millones de argentinos se levantan todas las mañanas sabiendo que algo les va a faltar,y como yapa, el gobierno les avisa que les va a faltar mas de lo que pensaban. 


¿Qué el orden espontáneo no existe y no funciona? A las pruebas me remito.


Virginia Tuckey.-