martes, 10 de febrero de 2009

¿Terrorismo de Estado aplicado a la prensa libre?

El desgobierno de Kirchner, que comenzó en el año 2003 y continúa hasta la fecha, se ha encargado desde el primer momento en construir la política del engaño, usando el método de lo políticamente 'correcto' que tanto impacta a la sociedad de idiotas útiles impregnados de conocimientos vagos sobre economía, política, filosofía, farándula nacional e internacional (aunque en lo último alcanzan la categoría de casi expertos).

Asumiendo NK su rol como presidente argentino, e infundándose de la sabiduría extraordinaria que le brindo el cargo, ya no sintió necesidad de dar conferencias de prensa para comunicar como administraba, que decisiones tomaba, etc. sobre nuestras cosas, ya que aunque nadie se entere, tanto el presidente como el vice presidente, o cualquiera que ocupe un cargo en el estado, son empleados que deberían rendir cuentas a sus jefes, y esos jefes somos NOSOTROS ; sin embargo, a nadie pareció importarle que el presidente de turno tenga miedo de responder preguntas, o que tenga miedo de pasar informe de su administración, todo se aceptó sin chistar.

La consecuencia de un gobierno corrupto, junto a una sociedad cómplice, llevaron a la libertad de prensa de la 'República' Argentina a estar calificada con el puntaje 39 (Parcialmente Libre) en el año 2003 (año en que asume NK) al puntaje 49 (Parcialmente Libre, a solo 11 puntos de No Libre)*, en el año que deja el cargo en manos de su vocera Cristina F. de Kirchner; y éstos informes no pasaron desapercibidos, ya que a partir del 2005 ya se advirtieron noticias al respecto, y preocupación por la manera en que el Ejecutivo violaba los Derechos Humanos (ya que la libertad de imprenta o prensa es un Derecho Humano); sin embargo, la sociedad premió de nuevo a éste gobierno votándolos por cuatro años más, sin advertir el peligro.

También hay culpa de parte de los mismos periodistas, que nunca hicieron un eco fuerte de lo que realmente estaba y está pasando, ya que lo ocurrido con Nelson Castro no es el primer caso, ni el más escandaloso (si el más publicado), ya que no sólo
desaparecieron periodistas de la pantalla, sino que también canales, pero nunca nadie se ocupó del tema, ya que éstos periodistas representaban el 'gorilaje' que predicaba el capitalismo salvaje, y por eso era justificado, off the records, pero justificado al fin.

Entonces, nos encontramos empezando el año 2009, con un país sorprendido e indignado porque en Argentina no hay libertad de prensa, un país que dentro de un mes se va a olvidar de lo sucedido, y va a sorprenderse con el próximo acto de censura, hasta que un día la censura sea tal, que nadie mas pueda ni siquiera sorprenderse; pero lo bueno, es que el idiota argentino va a revivir el ‘sueño’ del Che y vamos a ser como Cuba, o cómo Venezuela, que tan bien están, que tanta tecnología tienen, o que tan buena medicina aplican a los enfermos del mundo, dónde los DDHH forman parte de la dialéctica dirigente para hacer honor al dicho 'dime lo que pregonas y te diré de que careces'. Virginia Tuckey.-

Artículo 19 de la "Declaración Universal de los Derechos Humanos": "Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y de recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión."

*Fuente: www.freedomhouse.org