martes, 6 de marzo de 2012

Super Martes: ¿Qué es y qué hay en juego?


En el año 1845, el Congreso de los Estados Unidos decide que debía designarse un día para que los americanos pudieran votar. Quienes debían llevar a cabo esta decisión tuvieron que tener en cuenta varios factores. El primero era el viaje, en carreta o caballo, y el tiempo que el mismo llevaría. Se calcularon dos días, uno de ida y otro de regreso. A esto había que sumar tres días de culto y el día del mercado, que se llevaba a cabo los miércoles.

Ante este panorama, la única opción disponible resultó ser un día martes. Es por esto que las elecciones presidenciales se llevan a cabo el martes siguiente al primer lunes de noviembre, una vez, cada cuatro años.

Sin embargo, antes del gran día de noviembre, hay un martes muy especial que tiene lugar entre febrero y marzo en año electoral. El mismo se conoce como “Super Martes” y es el día en que más estados participan simultáneamente de la elección primaria. En el mismo se juegan muchos delegados y, a veces, la tan buscada nominación presidencial.

Hoy es uno de esos días. Los únicos buscando un candidato son los republicanos. Luego de un largo recorrido, varios candidatos que han quedado en el camino y muchas sorpresas, el día que todo lo puede cambiar (o reafirmar) ha llegado.

Los principales actores de esta disputa son: el ex gobernador de Massachusetts, Mitt Romney; el senador por Pennsylvania, Rick Sanotrum; el ex Presidente de la Casa de Representantes, Newt Gingrich y el Congresista por Texas, Ron Paul.

La gran lucha, sin embargo, es entre Romney y Santorum. Las encuestas muestran reñidas diferencias de uno o dos puntos, tanto a favor de uno como del otro y nadie se arriesga a dar un pronóstico definitivo.

Los Estados en juego son diez y tienen en común su fuerte tendencia al conservadurismo.

En Alaska están en juego 27 delegados. El favorito es Ron Paul, quién además podría obtener la victoria en North Dakota (28 delegados). Es muy importante que el Congresista gane al menos un estado, ya que hasta la fecha, no ha podido obtener ningún triunfo en lo que va de la carrera para la nominación presidencial y esto pone en jaque su continuación.

Por otro lado, Newt Gingrich perdió mucha fuerza en las últimas semanas y está frente a una última oportunidad de ubicarse en el podio o, al menos, de conseguir los números suficientes para justificar su continuación en la carrera a la candidatura. El estado dónde se encuentra más fuerte es en Georgia (76 delegados). Sus esperanzas recaen en ganar con una diferencia muy amplia en Georgia y permanecer cercano en los resultados finales a los primeros puestos en otros estados.

Santorum y Romney están frente a una fuerte disputa principalmente por el estado de Ohio (66 delegados), dónde los números y encuestas no parecen dejar nada en claro, ya que todo indica que, hasta la fecha, están empatados.

Entre las “curiosidades” de este Super Martes tenemos las elecciones en el estado de Virginia (49 delegados), dónde por razones burocráticas para admitir a los candidatos en su primaria, sólo pueden competir Mitt Romney y Ron Paul. Las encuestas no dejan muchas esperanzas para este último, pero el factor sorpresa no debe ser subestimado en esta fascinante primaria republicana.

En Idaho (32 delegados), Massachusetts (41 delegados) y Vermont (17 delegados) el favorito es Mitt Romney. En Oklahoma (43 delegados) y Tennessee (58 delegados) la bandera de líder la lleva Santorum.

Los números generales, hasta la fecha, favorecen al mormón, Mitt Romney, quién ya tiene en su haber 203 delegados, seguido por Santorum con 92 delegados, Gingrich 33 y Paul 25.

Hoy están en juego 437 delegados. En el día de la fecha, ninguno de los candidatos puede obtener la mayoría necesaria para la nominación (1144 delegados), pero de hacer una gran elección, Mitt Romney podría sacar gran ventaja y tornarse en “casi inalcanzable”. Si el resultado le fuese adverso y Santorum o Gingrich dieran una gran sorpresa, estaríamos ante la campaña más emocionante de las últimas décadas y el nominado lo conoceríamos recién entre abril y mayo, o sea, en vísperas de la Convención Republicana, dónde se conocerá el nombre de quién será el rival del Presidente Barack Obama.